PASTEL DE FRESA Y DE MANGO

 

 

 

 

3 huevos

75 gramos de azúcar

75 gramos de harina

½ sobre de levadura

 

Mermelada de fresa

Mermelada de mango

Nata para montar

Azúcar

2 hojas de gelatina

Fideos de chocolate

Almendra laminada tostada

Zumo de naranja azucarada

Teja de chocolate

 

 

Bizcocho:

Separamos las claras de las yemas.

Se baten a punto de nieve las claras y se les añade la mitad del azúcar cuando estén casi totalmente montadas. Las yemas se baten con el resto del azúcar y se añaden a las claras montadas removiendo todo bien con movimientos envolventes. Se añade la harina mezclada con la levadura y se mezcla despacio con una espátula o lengua con movimientos envolventes.

En la placa del horno ponemos papel vegetal y se extiende la masa uniformemente con un espesor de 1 centímetro aproximadamente.

Precalentamos el horno  y metemos pasado un rato la placa de horno en la segunda altura del horno por arriba. La temperatura será de 180 grados y la duración unos 13 minutos. Se saca y se desmolda con cuidado sobre un paño quitándole el papel.

 

Una vez frío el bizcocho lo cortamos en cuadrados o círculos ayudándonos de cortapastas. Necesitaremos varios del mismo tamaño para montar los pasteles.

Montamos la nata y le añadimos una cucharada de azúcar. La repartimos en dos recipientes y mezclamos una parte con mermelada de fresa y la otra mitad con mermelada de mango. Lo haremos ayudándonos de una lengua con movimientos envolventes.

 

Colocamos un molde cuadrado sobre una fuente o plato y en el fondo colocamos un cuadrado de bizcocho que humedeceremos con un pincel untado en zumo de naranja azucarado. A continuación ponemos una capa de espuma de fresa. Encima otra capa de bizcocho con zumo de naranja. En el caso del pastel de mango cortaremos circulitos y montaremos 2 capas de relleno de espuma de mango entre los bizcochos humedecidos con zumo.

Por último hidratamos dos hojas de gelatina en agua fría.

Calentamos en el microondas un poco de mermelada de fresa y de mango y en cada recipiente de mermelada caliente incorporamos una hoja de gelatina. Removemos bien y cubrimos con ello los pasteles por encima dejándolos posteriormente en la nevera para que solidifique la gelatina. Desmoldaremos con cuidado y decoraremos con fideos de chocolate, tejas de chocolate y almendra tostada laminada.

 

 

 

 

 

 

PASTELES DE ARROZ (Bilbao)

 

 

Una lámina de hojaldre (250 grs.)
500 ml. de leche entera
Piel de limón y de naranja
Un palito de canela
60 grs. de harina de arroz
80 grs. de azúcar
60 grs. de mantequilla
Una pizca de sal
2 huevos

 

Descongelamos el hojaldre y lo estiramos ayudándonos de un rodillo y un poco de harina. Cortamos círculos ayudándonos de un tazón y con ellos forramos unos moldes de magdalenas de silicona. Reservamos.

Ponemos en una cazuela la leche junto con la canela, las pieles de limón y naranja y la mantequilla. Dejamos que hierva.

Mezclamos la harina, el azúcar y la pizca de sal y mezclamos. Agregamos los dos huevos batidos y mezclamos muy bien. Vertemos sobre esto la leche hirviendo a través de un colador para quitar la canela y las pieles y removemos enérgicamente. Llenamos con esta mezcla ¾ partes los moldes sin llegar a llenarlos del todo ya que luego en el horno se hinchan.

Precalentamos a 200 grados el horno e introducimos la bandeja con los pastelitos en la segunda altura por abajo una media hora. Los últimos 5 minutos podemos subir más arriba la bandeja para que se doren un poco. Sacamos y dejamos enfriar. Si queremos podemos espolvorearlos con azúcar glas mezclada con canela.

 

 

 

 

 

 

PASTEL DE MEMBRILLO CON QUESO Y DE MANZANA CON PASTA FILO

 

 

 

 

 

Pasta filo

Membrillo

Queso

Mantequilla

Manzanas

Piñones

Canela

Azúcar

Azúcar glas

 

 

Extendemos la pasta filo y la pincelamos con mantequilla derretida. Colocamos otra lámina encima y la volvemos a pintar con mantequilla. La cortamos según el tamaño que necesitemos y colocamos encima un trozo de membrillo y otro de queso. Cerramos formando un  paquetito y pincelamos con mantequilla derretida.

Por otro lado, extendemos igualmente dos lámina de pasta filo pinceladas con mantequilla y colocamos encima manzana pelada y cortada a láminas junto con canela en polvo, azúcar y piñones. Cerramos formando un paquetito y pincelamos con mantequilla derretida. Colocamos los pasteles encima de una placa de horno con papel vegetal e introducimos en el horno precalentado a unos 180-200 grados hasta verla dorada. Una vez sacados del horno los espolvoreamos con azúcar glas.

 

 

 

 

 

 

 

 

PASTEL RUSO

 

 

 

 

 

 

 

 

Masa:   100 gramos azúcar

                50 gramos de almendra cruda molida

                50 gramos de almendra tostada molida

                  4 claras de huevo

Relleno: 130 ml de leche

                 50 gramos de azúcar

                 60 gramos de avellanas

                   2 yemas

                 10 gramos de maizena

                100 gramos de mantequilla

 

 

 

Molemos el azúcar de la masa junto con las almendras hasta que queden pulverizados.  Reservamos.   Montamos a punto de nieve las claras de huevo y las mezclamos con una espátula con la mezcla anterior.

Extendemos sobre papel de horno de manera que quede una capa fina y horneamos a 180 grados de 10 a 12 minutos.  Dejamos enfriar y cortamos en dos partes.

Por otro lado, batimos la leche, el azúcar, las yemas y la maizena. Colocamos la mezcla en una cazuelita y la calentamos hasta que espese sin dejar de remover. Una vez haya espesado, retiramos del fuego y agregamos las avellanas molidas y la mantequilla a punto de pomada. Mezclamos bien y dejamos enfriar.

Ponemos la crema sobre una de las partes horneadas y la extendemos bien. Cubrimos con la otra parte horneada y espolvoreamos con azúcar glass . Guardamos en la nevera para que endurezca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PERAS AL VINO

 

 

 

 

 

 

 1/2 litro de vino tinto

 150 gramos de azúcar

 2 ramas de canela

 1 peladura de naranja

 1 peladura de limón

 4 peras conferencia duritas

 

 

 

 

 Se pelan las peras y se introducen enteras en una cazuela con el resto de ingredientes cociéndolas a fuego suave hasta que estén blanditas (20 minutos).  Se sacan las peras enteras y el caldo se deja reducir hasta conseguir una especie de mermeladita que verteremos sobre las peras al presentarlas en el plato.

 

Otra fórmula sería con medio litro de vino tinto, 150 gramos de azúcar, 2 ramas de canela y cuatro peras enteras. Se introducen los ingredientes en la olla y una vez que salga vapor por la chimenea y pongamos la válvula, esperaremos a que suban las tres rayitas y las tendremos cociendo 10 minutos. Si las partiésemos a cuartos se harían mucho antes.

 

 

 

 

 

 

 

 

PESTIÑOS DE MIEL Y DE AZÚCAR CON CANELA

 

 

 

 

 

 

250 grs harina de fuerza

75 grs aceite oliva

75 grs vino blanco

1 cucharita ajonjolí

1 cucharita anís en grano

25 ml anís

Cáscara de naranja y limón

Zumo de naranja

Media cucharita canela en polvo

1 cucharita levadura química

Pizca de sal

Media ramita de canela

 

Miel

Agua

Azúcar

Gotitas de limón

Canela en polvo y azúcar

Aceite para freír

 

 

 

En una cazuelita ponemos el aceite y la cáscara de naranja. Cuando hierva lo retiramos e incorporamos el ajonjolí, el anís en grano y la ramita de canela. Retiramos del fuego y dejamos que infusione.

En un bol ponemos la harina, la pizca de sal, la levadura, el vino blanco, el anís y el aceite con las semillas, excepto la ramita de canela y la cáscara de naranja. Mezclamos bien, añadimos una chorrada de zumo de naranja y media cucharita de canela en polvo. Amasamos hasta que no se nos pegue en las manos. Dejamos reposar la masa unos 40 minutos tapada con un paño.

Estiramos la masa con un rodillo dejándola muy fina y cortamos cuadraditos. Juntamos dos esquinas opuestas de cada cuadradito y los vamos friendo en una sartén con abundante aceite. Los doramos por los dos lados. Los sacamos a una fuente con papel absorbente.

Los rebozamos con azúcar y canela.

O bien ponemos miel con un poco de agua en una cazuelita junto con azúcar y un poquito de zumo de limón. Dejamos que hierva todo junto e introducimos los pestiños fritos dejándolos que se empapen del almíbar. Los sacamos a una rejilla para escurran el exceso de miel y los espolvoreamos con ajonjolí.

 

 

 

 

 

 

 

PETIT CHOUX

 

 

 

 

 

 

 

30 grs. Mantequilla

125 ml agua

100 grs. Harina repostería

2 huevos (o menos) comprobar que cae a golpes

Pizca de sal

1 cucharita de azúcar

 

 

 

 

Ponemos un cazo al fuego con el agua, la mantequilla, el azúcar y la sal. Cuando empiece a hervir retiramos la cazuela del fuego y añadimos la harina previamente tamizada de una vez. Removemos bien con una lengua hasta que quede una masa que al tocarla no se pegue en el dedo y se separe de las paredes de la cazuela.

Pasamos la masa a un bol y dejamos que enfríe un poco. Le vamos añadiendo los huevos de uno en uno mezclando muy bien. Cuando veamos que la masa cae en forma de corbata, pero no seguido, sino que se entrecorta, ese es el punto. Tal vez no tengamos que echar el ultimo huevo entero, sino que lo batiremos en un plato y lo agregaremos poco a poco hasta que veamos que la masa está espesa , pero cae en cinta entrecortada.

Precalentamos el horno a 250 grados.

En una placa de horno ponemos papel de hornear y vamos haciendo montoncitos ayudándonos de una cuchara o una manga pastelera, teniendo precaución de dejar separación entre ellos ya que crecen al hornear.

Introducimos la placa en el horno en la segunda altura por abajo y apagamos el fuego. Pasados 10 minutos, volvemos a encender el horno y lo ponemos a 180 grados unos 10 o 15 minutos, dependiendo del tamaño. No hay que abrir la puerta mientras se hornean. Dejaremos enfriar 15 minutos dentro del horno con la puerta abierta.

Se pueden rellenar, una vez fríos, de dulce o de salado.

Se pueden congelar y cuando las vayamos a utilizar, las descongelamos 15 minutos antes.

 

 

 

 

 

 

PLUM CAKE DE NATA

 

 

 

 

 

 1  tarro de nata líquida de 200 gramos

 1 tarro de azúcar

 1 sobre de levadura

 2 tarros de harina

 4 huevos

  

 

 

 

Se ponen los huevos en un recipiente junto con el azúcar y se baten hasta que la crema blanquee. Seguido y sin dejar de batir, incorporamos la nata líquida. Después añadimos la  harina y la levadura tamizadas y mezclamos bien a mano.

Se introduce la mezcla en un molde de horno. Precalentamos el horno y metemos el molde a 180 grados unos 65 minutos. Pinchamos con una aguja y si sale seca es que ya está hecho. Se desmolda en frío.

 

 

 

 

 

 

 

POSTRE DE MELÓN

 

 

 Medio melón

 limones

 azúcar

 cava

                

 

 

Se vacía un melón sacando bolitas de carne. Se guarda la cáscara ya que en ella introduciremos las bolitas del melón con el azúcar y el cava. Las bolitas de melón las tendremos 1 hora macerando con el limón en rodajas y el azúcar. Luego sacaremos el limón y añadiremos el cava. Removemos y metemos en el frigorífico para que se enfríe. Se sirve en copas.

 

 

 

PROFITEROLES DE LIMÓN Y CHOCOLATE

 

 

 

 

 

 

125 ml. Agua

75 grs. Harina repostería

50 grs. Mantequilla

Pizca de sal

1 cucharita azúcar

2 huevos

 

Crema de limón

Ganache de chocolate

 

 

 

 

 

 

 

Ponemos un cazo al fuego con el agua, la mantequilla, el azúcar y la sal. Cuando empiece a hervir retiramos la cazuela del fuego y añadimos la harina previamente tamizada de una vez. Removemos bien con una cuchara de madera hasta que quede una masa que al tocarla no se pegue en el dedo y se separe de las paredes de la cazuela.

Pasamos la masa a un bol y dejamos que enfríe un poco. Le vamos añadiendo los huevos de uno en uno mezclando muy bien. Cuando veamos que la masa cae con dificultad, pero no seguido, sino que se entrecorta, ese es el punto.

Precalentamos el horno a 250 grados.

En una placa de horno ponemos papel de hornear y vamos haciendo montoncitos ayudándonos de una cuchara o una manga pastelera, teniendo precaución de dejar separación entre ellos ya que crecen al hornear. Podemos pintarlos con huevo para que adquieran un color doradito brillante.

Introducimos la placa en el horno en la segunda altura por abajo y apagamos el fuego. Pasados 10 minutos, volvemos a encender el horno y lo ponemos a 200 grados unos 10 o 15 minutos, dependiendo del tamaño. No hay que abrir la puerta mientras se hornean. Dejaremos enfriar 15 minutos dentro del horno con la puerta abierta.

Una vez estén fríos los petit choux los abrimos con un cuchillo de sierra y los rellenamos con ganache de chocolate  ayudándonos de una manga pastelera. Por otro lado, sin abrir los petit choux, con una boquilla larga, inyectamos haciéndoles un agujerito, la crema de limón.

Decoramos espolvoreando azúcar glas por encima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PROFITEROLES O BOCADITOS DE NATA

 

 

 

 

 

250 ml. Agua

150 grs. Harina repostería

100 grs. Mantequilla

Media chucharita sal

1 cucharita azúcar

4 huevos medianos

Nata para montar

Azúcar glas

1 hoja y media de gelatina

 

 

 

Ponemos un cazo al fuego con el agua, la mantequilla, el azúcar y la sal. Cuando empiece a hervir retiramos la cazuela del fuego y añadimos la harina previamente tamizada de una vez. Removemos bien con una cuchara de madera hasta que quede una masa que al tocarla no se pegue en el dedo y se separe de las paredes de la cazuela.

Pasamos la masa a un bol y dejamos que enfríe un poco. Le vamos añadiendo los huevos de uno en uno mezclando muy bien. Cuando veamos que la masa cae con dificultad, pero no seguido, sino que se entrecorta, ese es el punto.

Precalentamos el horno a 250 grados.

En una placa de horno ponemos papel de hornear y vamos haciendo montoncitos ayudándonos de una cuchara o una manga pastelera, teniendo precaución de dejar separación entre ellos ya que crecen al hornear.

Introducimos la placa en el horno en la segunda altura por abajo y apagamos el fuego. Pasados 10 minutos, volvemos a encender el horno y lo ponemos a 200 grados unos 10 o 15 minutos, dependiendo del tamaño. No hay que abrir la puerta mientras se hornean. Dejaremos enfriar 15 minutos dentro del horno con la puerta abierta.

Ponemos la nata en un recipiente y la semimontamos. A continuación le añadimos 2 cucharadas de azúcar glas y la hoja y media de gelatina que habremos hidratado en agua fría y que posteriormente habremos diluido en un dedico de leche caliente.

Una vez estén fríos los petit choux los abrimos con un cuchillo de sierra y los rellenamos con nata montada con gelatina ayudándonos de una manga pastelera. Decoramos espolvoreando azúcar glas por encima.

 

 

 

 

 

PUDIN DE MANZANA Y PASAS

 

 

 

 

 

 

500 ml de leche

3 huevos

150 grs. Azúcar

5 cucharadas de azúcar (caramelo)

120 grs. pan

1 manzana

Guindas

Pasas

50 ml Ron

 

 

Ponemos en un recipiente los huevos con los 150 gramos de azúcar y lo batimos bien. Reservamos.

Calentamos 2 minutos la leche en el microondas y le agregamos el pan cortado a láminas. Dejamos que se empape bien y lo troceamos al gusto.

Ponemos a remojo las pasas con el ron y lo metemos al micro 20 segundos para acelerar la maceración. Vertemos el contenido en la mezcla de pan y leche. Removemos. Incorporamos la mezcla a los huevos batidos y removemos. Añadimos las guindas troceadas.

Pelamos la manzana y la cortamos en medias lunas.

En una sartén ponemos las 5 cucharadas de azúcar y cuando se haya formado caramelo  lo vertemos en el molde que vayamos a usar. Repartimos bien el caramelo por el fondo y las paredes. Una vez frío ponemos en la base una capa de láminas de manzana y vertemos la mezcla de pudin. El resto de manzana la introducimos en mitad de la mezcla. Tapamos con un film e introducimos al micro a máxima potencia durante 15 minutos.

En horno:

Precalentamos el horno a 180 grados con una bandeja  en la que habremos puesto 2 dedos de agua. Meteremos dentro de ésta bandeja con agua el molde con el pudin para hacerlo al baño maría. Lo tendremos en el horno 45 minutos a 180 grados en la segunda altura empezando por abajo.

Una vez lo saquemos, dejaremos enfriar para desmoldarlo. Lo reservaremos en el frigorífico para comer fresco.

 

 

 

 

 

 

 

PUDIN DE NARANJA

 

 

 

 

 

500 ml de leche

3 huevos

150 grs. Azúcar

5 cucharadas de azúcar

Ralladura de naranja

Copita de cointreau

Una cucharita de canela

Media barra de pan

 

 

Ponemos en un recipiente los huevos con los 150 gramos de azúcar y lo batimos bien. Reservamos.

Calentamos 2 minutos la leche en el microondas y le agregamos el pan cortado a láminas. Dejamos que se empape bien y lo troceamos al gusto. Añadimos la copita de licor y la canela. Removemos. Incorporamos la mezcla a los huevos batidos y removemos.

En una sartén ponemos las 5 cucharadas de azúcar y cuando se haya formado caramelo  lo vertemos en el molde que vayamos a usar. Repartimos bien el caramelo por el fondo y las paredes. Una vez frío le añadimos la mezcla del pudin.

Precalentamos el horno a 180 grados con una bandeja  en la que habremos puesto 2 dedos de agua. Meteremos dentro de ésta bandeja con agua el molde con el pudin para hacerlo al baño maría. Lo tendremos en el horno 45 minutos a 180 grados en la segunda altura empezando por abajo.

Una vez lo saquemos, dejaremos enfriar para desmoldarlo. Lo reservaremos en el frigorífico para comer fresco.

 

 

 

 

 

 

 

 

QUEMADILLO DE RON

 

 

Ron

Azúcar moreno

Granos de café

Leche

Canela

 

 

 

En una cazuelita ponemos dos cucharitas de azúcar por persona junto con unos granos de café y el ron (como mínimo que cubra el azúcar) pero es mejor echar un poco más. Ponemos al fuego y dejamos que se caliente mucho. A continuación lo retiramos del fuego y cogemos con una cuchara un poco de líquido y le prendemos fuego acercándola al resto de la cazuela para que se queme el alcohol de todo el ron.

Seguidamente vertemos el contenido en las tazas o vasos y agregamos la leche muy caliente. Espolvoreamos abundante canela molida por encima.

 

 

 

 

 

 

QUESADA

 

 

 

1 yogurt natural

1 vaso de yogur lleno de nata

2 vasos de yogurt lleno de leche entera

1 vaso de yogurt lleno de harina

1 y medio vaso de yogurt lleno de azúcar

6 quesitos

3 huevos

 

 

 

 

  Se mezclan todos los ingredientes muy bien en un recipiente y se vierte la mezcla en un molde de horno en cuyo fondo pondremos papel untado en aceite. Se precalienta el horno a 200 grados y se mete el molde en la segunda altura por arriba bajando la temperatura a 180 grados hasta que la crema cuaje y se dore por encima. La primera media hora lo podemos tapar con albal en el horno para que no se queme y pasado ese tiempo, retirarlo para que se dore. En total lo tendremos unos 35 min. en el horno. Pincharemos con un palillo para comprobar que sale seco.

 

 

 

           

 

 

MASCARPONE

 

 

 

 

 

400 ml nata para montar

20 ml de zumo limón

 

 

Ponemos en un recipiente la nata junto con el zumo de limón y batimos para que se mezcle bien.

Ponemos un colador encima de un recipiente hondo y sobre el colador ponemos unas gasas. Volcamos la crema sobre las gasas y tapamos con papel film. Dejamos mínimo 8 horas en la nevera. Veremos cómo ha ido separándose el suero y ha goteado a través de la gasa al recipiente hondo. Ya tenemos preparado nuestro queso mascarpone.

 

 

 

 

 

 

REFOLLAU

 

 

 

 

 

Masa:

250 grs. harina fuerza

150 ml agua  (125)

15 grs. Aceite( 40)

15 grs. azúcar

Pizca de sal

2’5 grs. levadura liofilizada panadero  (8 fresca)

 

Relleno:

Aceite

Azúcar

Miel

Nueces

Piñones

 

 

Mezclamos todos los ingredientes en un bol y amasamos 5 minutos hasta que la masa quede suave y compacta. Dejamos reposar tapada con film hasta que doble su volumen.

Dividimos la masa en 4 porciones.

Extendemos cada porción sobre la encimera en la que habremos puesto un poco de aceite y con el rodillo  vamos extendiéndolas formando una plancha con cada una. Añadimos una chorradita de aceite sobre cada planchita y en dos de ellas espolvoreamos abundante azúcar  y unos piñones. En las otras dos, pincelamos con aceite y vertemos una cucharada de miel extendiéndola por la masita y encima ponemos nueces troceadas.

Plegaremos la masa doblando un extremo de la circunferencia hacia el centro, pero sin llegar a él totalmente para ir dejando un hueco central. A continuación, tomamos uno de los vértices que nos ha quedado y lo plegamos hacia el centro y sobreponiéndose ligeramente al pliegue anterior. Repetiremos el proceso hasta tener toda la masa plegada en forma de flor.

 

 

Volvemos a pincelar con aceite el exterior de la torta y espolvoreamos por encima azúcar para que al hornearse se caramelice. Vamos dejando los refollaus sobre la placa de horno con papel vegetal y volvemos a dejar 30 minutos fermentar.  A continuación introducimos en el horno precalentado a 220 grados en la segunda altura empezando por abajo unos 20 minutos.