ORUJO DE CAFÉ

 

 

 

 1 litro de almíbar (1 litro de agua y 600 gramos de azúcar)

 dos tazas de café fuerte

 esencia de vainilla

 350 cl. de alcohol

 ¼ de barrita de chocolate para la taza

 

 

 

 Preparar el almíbar hirviendo el agua con el azúcar hasta conseguir una especie de jarabe. A la vez, preparar dos tazas de café concentrado fuerte. Mezclar las dos cosas y cuando esté tibia la mezcla le agregamos 10 gotitas de esencia de vainilla, el alcohol y el ¼ de barrita de chocolate para hacer a la taza partido en pedacitos. Dejamos macerar toda la mezcla 15 días y colamos posteriormente para embotellar.

 

 

OSITOS DORAYAKIS

  

 

130 g de harina repostería
50 g de azúcar
1 cucharada de miel
2 huevos grandes
1 cucharita de levadura química (6 grs.)
90 ml leche
Nutella para rellenar, nata, mermelada

 

PREPARACIÓN:

 Ponemos los huevos en un bol y los batimos junto con el azúcar y la miel. Cuando está bien espumado, añadimos la leche y volvemos a batir. Agregamos la harina tamizada junto con la levadura química. Batimos de nuevo y la dejamos reposar durante media en la nevera.

 Calentamos una sartén antiadherente y bajamos el fuego para que no se nos quemen demasiado y se vayan haciendo poco a poco. Llenamos una cuchara sopera de la masa y la echamos en la sartén, con cuidado de que la masa caiga en el centro de nuestra tortita y se vaya expandiendo, de manera que se vayan formando círculos bastante regulares. Inmediatamente añadimos una gotita de masa a cada lado del círculo para formar dos orejitas.

Cuando la masa esté llena de burbujitas, ya la podemos girar con cuidado para no deformarla.

 Una vez girada, tostamos igual por el otro lado y las vamos sacando del fuego.

 

Cuando ya se han enfriado apartamos la mitad de las tortitas y en la otra mitad dibujaremos unas caritas de osito. Derretimos el chocolate blanco en el microondas y con ayuda de una manga pastelera de boquilla muy fina vamos dibujándole el morrito. Una vez haya endurecido el chocolate blanco derretimos el chocolate negro en el microonda y nuevamente, con ayuda de una manga pastelera,  le dibujamos los ojos y el interior del morrito. Dejaremos que se enfríe y endurezca. 

Untamos una tortita con nutella, mermelada o lo que más nos guste y sobre  ella pondremos otra tortita con la cara de osito.

 

 

 

 

 

 

PA DE PESIC

 

 

 

6 claras de huevo

4 yemas

150 gramos de azúcar

2 cucharadas de aceite de oliva

50 gramos de fécula de patata

50 gramos de harina de repostería

1 pizca de sal

 

 

 

Montamos las claras a punto de nieve

Montamos las yemas junto con el azúcar batiendo hasta que doblen su volumen. Añadimos las dos cucharadas de aceite. Batimos. Agregamos la fécula y la harina y seguimos batiendo.

Incorporamos ésta mezcla a las claras montadas y mezclamos con movimientos envolventes. Una vez bien mezclado debe quedar una crema suave y esponjosa. Vertemos en un molde de horno con papel antiadherente e introducimos en el horno precalentado a 180 grados unos 35 minutos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PALMERAS DE HOJALDRE

 

 

 

Hojaldre casero

Azúcar

Harina

 

 

Extendemos el hojaldre sobre la encimera ayudándonos de harina para que no se pegue. Colocamos la plancha de hojaldre extendida sobre papel de horno y espolvoreamos azúcar por encima y debajo para azucararla. Enrollamos poco a poco los dos laterales largos haciendo un rulo con cada uno de ellos de manera que se junten en el centro de la masa. Así  conformamos la forma de la palmerita ya que a continuación, con un cuchillo bien afilado iremos cortando trozos de un centímetro de ancho. Los colocamos en la placa de horno sobre papel vegetal. Precalentamos el horno a 210 grados e introducimos la placa con la palmeritas separadas entre sí ya que aumentan de tamaño al hornearse. Las tendremos unos 20 minutos  hasta que se doren. Los primeros 15 minutos en la segunda altura empezando por abajo y los últimos 5 subimos una altura para que se dore la parte de arriba. Las sacaremos y las dejaremos enfriar.

 

 

 

 

 

 

 

PAN CASERO

 

 

400 gramos harina de fuerza

100 grs. Harina normal

350 ml agua tibia

20 gramos levadura fresca o levadura liofilizada de panadero

10 gramos sal

1 cucharita de azúcar

 

 

En un recipiente colocamos los dos tipos de harina, la sal en un ladito, el azúcar en el centro y la levadura fresca también el centro. Deshacemos la levadura con las manos restregándola junto con la harina. A continuación añadimos el agua, que deberá estar tibia y comenzamos a mezclar todo ayudándonos de una rasqueta. Una vez integrados los ingredientes, volcamos sobre la encimera y continuamos amasando con el método de Richard Bertinet que consiste en coger con ambas manos la masa, elevarla, golpearla contra la encimera y plegarla sobre sí misma. De vez en cuando dejaremos unos minutos reposar la masa y continuaremos el amasado hasta que esté lista.

 Amasamos bien hasta que quede fina y elástica. Podemos comprobarlo cogiendo una porción de masa y estirándola entre los dedos para ver que queda una especie de membrana.

Espolvoreamos un bol con harina y ponemos la masa en él, tapada con papel film impregnado en aceite para que no se pegue la masa. Dejamos que leve durante 1 hora o hasta que doble su volumen. (Si queremos acelerar el proceso meteremos la masa tapada en el horno a 40 grados y en 35 min. Habrá levado). Transcurrido ese tiempo sacamos la masa y la colocamos sobre la encimera espolvoreada de harina y la aplastamos suavemente para sacarle el gas. Le hacemos unos pliegues para que coja cuerpo. Partimos dos porciones y formamos las barras. Hacemos un rectángulo con cada barra y doblamos los laterales hacia el centro del rectángulo. Luego doblamos los dos lados nuevamente hacia el centro y ponemos la abertura hacia abajo. Colocamos las barras sobre una bandeja con un paño de hilo enharinado y volvemos a dejar levar nuevamente tapadas con film. Una vez levado, pasamos nuestras barras con cuidado a la bandeja de horno enharinada (que habremos tenido dentro del horno mientras se precalienta a 250 grados, al igual que una fuente de aluminio colocada en el fondo del horno para añadirle agua al introducir el pan y que se forme vapor dentro del horno.). Con un cuchillo o cuchilla muy afilados les hacemos unos cortes para el greñado. Colocamos la bandeja en la segunda altura por abajo, añadimos el agua en la fuente de metal y pulverizamos también con agua las paredes del horno. Dejaremos unos 30 minutos hornear hasta que se doren las barras. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

 

 

 

PAN DE ESPIGA

 

 

500 gramos harina de fuerza

320 ml agua

10 gramos levadura fresca o levadura liofilizada de panadero

10 gramos sal

 

 

 

Dejamos un poquito de agua apartada en un vasito para añadirla al final si nos hace falta. En el resto de agua disolvemos la levadura. Mezclamos la harina con la sal y vertemos sobre ello el agua con la levadura. Amasamos bien hasta que quede fina y elástica. Espolvoreamos un bol y ponemos la masa en él, tapada con un paño. Dejamos que leve durante q hora o hasta que doble su volumen. (Si queremos acelerar el proceso meteremos la masa tapada en el horno a 40 grados y en 35 min. Habrá levado). Transcurrido ese tiempo sacamos la masa y la colocamos sobre papel de horno. Le sacamos el aire amasándola suavemente. Partimos dos porciones y formamos las barras. Hacemos un rectángulo con cada barra y doblamos los laterales hacia el centro del rectángulo. Luego doblamos los dos lados nuevamente hacia el centro y ponemos la abertura hacia abajo. Espolvoreamos la superficie con harina y pulverizamos agua. Con una tijera vamos haciendo cortes  casi horizontales a la masa y separamos cada corte hacia un lado distinto para formar la espiga. Tapamos con un paño y volvemos a dejar levar nuevamente. Una vez levado, introducimos al horno precalentado a 240 grados pulverizando con agua nuevamente e introduciendo en el horno un vasito con agua para humedecer el ambiente. Dejaremos unos 20 minutos hornear hasta que se doren las barras. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PAN DE MOLDE

 

 

 

 

 

300 gramos harina de fuerza

90 ml agua tibia

90 ml leche

6 gramos levadura fresca

10 gramos sal

30 grs mantequilla

15 grs de azúcar

Pizca de sal

 

 

En un recipiente colocamos la harina, la sal en un ladito, el azúcar en el centro y la levadura fresca también en el centro. Deshacemos la levadura con las manos restregándola junto con la harina. A continuación añadimos el agua, que deberá estar tibia y la leche. Añadimos la mantequilla troceadita y comenzamos a mezclar todo ayudándonos de una rasqueta. Una vez integrados los ingredientes, volcamos sobre la encimera y continuamos amasando. De vez en cuando dejaremos unos minutos reposar la masa y continuaremos el amasado hasta que esté lista.

 Amasamos bien hasta que quede fina y elástica.

Ponemos la masa en un bol, tapada con papel. Dejamos que leve durante 1 hora o hasta que doble su volumen. Transcurrido ese tiempo sacamos la masa y la colocamos sobre la encimera y la aplastamos para sacarle el gas. Le hacemos unos pliegues para que coja cuerpo.

Colocamos la masa en un molde rectangular tipo plum cake que habremos untado con un poquito aceite y tapamos con un paño hasta que la masa vuelva a doblar su volumen.

Pintamos con aceite o leche la superficie ya fermentada e introducimos en el horno precalentado a 220 grados, si bien, al introducir nuestra masa bajaremos la temperatura a 200 grados. Dejaremos en el horno durante unos 20 minutos.

Sacamos del horno y desmoldamos con cuidado dejando nuestro pan de molde sobre una rejilla hasta que se enfríe.

 

 

 

 

 

 

PANACOTTA DE CAFÉ

 

 

500 ml nata de montar

80 g azúcar

5 hojas gelatina

2 cafés expres

 

50 g azúcar

2 cafés expres

 

 

En una cazuelita ponemos la nata y  los 80 grs. de azúcar. Cuando empiece a hervir suavemente agregamos  dos cafés expres y las 5 hojas de gelatina que habremos hidratado previamente en agua fría. Removemos bien y vertemos el contenido en los recipientes donde vayamos a presentar las panacottas. Dejamos enfriar y metemos a la nevera para que cuaje la gelatina y endurezcan las panacottas.

Para la salsa de café, ponemos 50 grs. de azúcar en una sartén y cuando se forme caramelo añadimos dos cafés expres y removemos hasta que se disuelva el caramelo que se habrá endurecido un poco. Reservamos.

Para presentar el postre nos ayudamos de un cuchillito para separar la panacotta del molde y lo introducimos en un recipiente con agua muy caliente para que se suelte bien. Volcamos en un plato y servimos acompañado de la salsa de café  por encima.

 

 

 

 

PANELLETS

 

 

 

 300 gramos de almendra molida cruda

 300 gramos de azúcar

 2  patatas pequeñas

 3  huevos

 piñones

 membrillo

 coco rallado

 guindas

 nueces

 almendra picada y entera

 cacao

 avellanas

 café soluble

 

 

 

En un recipiente mezclamos la almendra molida con el azúcar y agregamos la patata cocida y chafada. Mezclamos bien e incorporamos un huevo entero. Amasamos bien con la mano hasta formar una pasta homogénea. Colocamos la masa sobre un papel film y la metemos a la nevera hasta el día siguiente.

Sacamos la masa y la repartimos en bloquecitos para hacer bolitas de distintos sabores.  Una vez hacemos bolitas, las rebozamos en piñones que habremos revuelto con huevo batido. Apretamos bien las bolitas y vamos colocándolas en una placa de horno con papel para que no se peguen. Otras las rebozaremos en almendra troceadita, otras en coco rallado y otra porción de masa la mezclaremos con cacao en polvo para darles sabor a chocolate. Podemos agregar ralladura de limón a parte de la masa para aromatizarla.  Otra porción de masa la extenderemos sobre papel film formando una placa en el centro de la cual pondremos una tira de carne de membrillo. Ayudándonos del film, enrollamos la masa sobre el membrillo formando un cilindro. Cortamos a rodajitas y pintamos con huevo.

Otras las decoramos con nueces, avellanas, almendra laminada, guindas e incluso podemos mezclar parte de la masa con nescafé  y amasar bien para formar panellets con forma de grano de café

Precalentamos el horno a 250 grados e introducimos los panellets unos 6 minutos hasta que se doren en la segunda altura empezando por arriba. No tienen que cocerse, sólo dorarse la película exterior, ya que si no, se secarían.

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

PASTA BRICK

 

 

 

 

 

200 grs. Harina normal

200 grs. agua

Pizca de sal

Aceite de girasol

 

 

Ponemos en un recipiente todos los ingredientes y batimos con la batidora para formar una cremita espesa.

Ponemos una sartén antiadherente al fuego y cuando esté un poco caliente pincelamos toda la base de la sartén con una brocha limpia untada en la crema. Comenzamos pincelando alrededor y terminamos en el centro. Daremos dos capitas de crema y cuando veamos que se empieza a despegar por los bordes y poniéndose blanquecina, ayudándonos de las manos, la iremos despegando suavemente. La dejaremos en un plato y la pincelaremos con un poco de aceite de girasol para que no se pegue la siguiente hoja que pongamos y no se resequen. Las taparemos con papel film. Haremos hojas hasta terminar la crema. El fuego ha de estar bajito para que no se sequen inmediatamente al poner la crema en la sartén.

 

 

 

 

PASTA FILO

 

 

 

 

 

 

200 grs. Harina normal o repostería

1 pizca de sal

1 cucharada sopera aceite girasol

1 cucharita de vinagre

1 huevo

75 ml aprox. Agua tibia

Maizena

 

 

Ponemos en un recipiente todos los ingredientes y amasamos hasta formar una bola. A continuación volcamos la bola sobre la encimera y seguimos trabajando la masa golpeándola contra la encimera repetidas veces. Con ellos intentamos que la masa quede más elástica. Cuando veamos que la tenemos fina y elástica, la tapamos con un film, previamente pincelada con aceite y la dejamos reposar unos 30-45 minutos.

Una vez reposada, troceamos la masa en 4 porciones y sobre un paño limpio espolvoreamos maicena y comenzamos a estirar la masa con el rodillo. Cuando veamos que la tenemos finita, continuaremos estirándola con la mano poco a poco hasta dejarla casi transparente. Una vez transparente, si la vamos a usar inmediatamente, la pincelaremos con mantequilla derretida y procederemos a rellenarla o hacer la elaboración prevista.

Si queremos guardarla, la espolvoreamos bien de maicena por los dos lados y la plegaremos envuelta en papel de horno y a  continuación en papel film. En la nevera se nos guardará 2 o 3 dias y en el congelador, hasta que vayamos a utilizarla, e cuyo caso, la sacaremos unas horas antes para descongelarla y pintarla con la mantequilla derretida.

Se hornea a unos 180-200 grados hasta verla dorada.

 

 

 

 

PASTA FILO (mejorada)

 

 

 

 

 

 

1 huevo

Media taza aceite girasol

1 taza de leche

4 tazas de harina

2 cucharitas levadura royal

Pizca de sal

 

Maizena

 

 

Para preparar la masa filo mezclamos todos los ingredientes  (excepto la maizena) y amasamos bien durante un rato hasta conseguir una masa lisa y elástica.

Una vez formada una bola, partimos en dos trozos la masa y cada mitad en 8 bolitas.

Espolvoreamos la encimera con maicena y con el rodillo estiramos la bolita hasta dejar una lámina fina. La reservamos sobre papel de horno y hacemos lo mismo con todas las demás bolitas hasta terminar la masa. Cada lámina la colocamos encima de la anterior espolvoreando maicena entre ella para que no se peguen. Cogemos el montón de hojas que tenemos hechas y juntas las volvemos a estirar ayudándonos del rodillo y de la maicena hasta conseguir unas hojitas tan fina como el papel de fumar. Las reservamos hasta su uso envuelta en el papel de horno y metidas en una bolsa de cocina.

        En el momento de usarla la pincelaremos con mantequilla derretida.

 

 

 

 

PASTAS DE TÉ

 

 

 

 

 

 

250 gramos mantequilla

140 grs. Azúcar glas

2 huevos pequeños

400 grs. Harina repostería o normal

1 cucharita de esencia vainilla

1 tableta chocolate

Mermelada de fresa

1 hoja gelatina

Almendra granillo

Guindas

2 cucharadas de coco rallado

 

 

Ponemos en un recipiente con agua fría la hoja de gelatina. Calentamos la mermelada en el microondas 20 segundos. Una vez hidratada la gelatina la incorporamos a la mermelada y removemos para disolverla completamente. Dejamos enfriar.

En un recipiente colocamos la mantequilla a punto de pomada junto con el azúcar glas. Batimos bien para mezclar y añadimos los huevos de uno en uno. Continuamos batiendo. Agregamos la esencia de vainilla y batimos. Por último tamizamos la harina y mezclamos con una lengua para no batir en exceso la masa. Colocamos la masa en un papel film y bien enrollada la introducimos a la nevera para que coja cuerpo y endurezca un poco.

Sacamos la masa y la estiramos con ayuda de un rodillo dejándola casi de 1 cm. de grosor. Ayudándonos de corta pastas vamos formando las galletitas y colocándolas sobre una bandeja de horno con papel de horno.

Precalentamos el horno a 200 grados e introducimos la bandeja en la segunda altura por arriba unos 10 minutos. Cuando veamos que se doran los bordes de las galletas, las sacamos y colocamos sobre una rejilla para que se enfríen. A unas les podemos poner media guinda en el centro, a otras un poco de almendra granillo por encima.

Derretimos el chocolate troceado en el microondas y untamos en él las galletas, de manera que sólo untemos de chocolate la mitad de cada una. Dejamos sobre una bandeja con papel de horno para que se endurezca el chocolate.

Cogemos dos pastas iguales y encima de una ponemos un poco de mermelada. A continuación colocamos otra galleta igual encima y presionamos un poco. Espolvoreamos con azúcar glas por encima.

 

 

 

 

 

 

 

PASTAS DE TÉ RIZADAS

 

 

 

 

 

 

250 gramos mantequilla

120 grs. Azúcar glas

2 huevos pequeños

375 grs. Harina repostería o normal

1 cucharita de esencia vainilla

1 pizca de sal

 

1 tableta chocolate

Mermelada de fresa

Almendra tostada

Guindas

Coco rallado

 

 

En un recipiente colocamos la mantequilla a punto de pomada junto con el azúcar glas. Batimos bien para mezclar y añadimos los huevos de uno en uno. Incorporamos una pizca de sal. Continuamos batiendo. Agregamos la esencia de vainilla y batimos. Por último tamizamos la harina y mezclamos con una lengua para no batir en exceso la masa.

Introducimos la masa en una manga pastelera con boquilla rizada.

Colocamos papel de hornear sobre una bandeja y ayudándonos de la mangas pastelera iremos haciendo diferentes formas con la pasta (flores, palitos, herraduras, conchas…). En algunas podemos poner media guinda en el centro.

Precalentamos el horno a 200 grados e introducimos la bandeja en la segunda altura por arriba unos 10 minutos. Cuando veamos que se doran los bordes de las galletas, las sacamos y colocamos sobre una rejilla para que se enfríen.

Derretimos el chocolate troceado en el microondas y untamos en él las galletas, de manera que sólo untemos de chocolate la mitad de cada una. Otras las untaremos sólo las puntas y a otras las decoraremos con hilos de chocolate.  Dejamos sobre una bandeja con papel de horno para que se endurezca el chocolate. Antes de que endurezca el chocolate espolvoreamos sobre algunas, almendra picada tostada y en otras coco, de manera que se quedarán adheridos al chocolate.

También podemos rellenar con mermelada dos galletas y juntarlas formando un bocadillito.

Las que lleven chocolate deberemos conservarlas en nevera y el resto en una lata de metal.