CREMA DE LIMON O LEMON CURD EN MICROONDAS

 

 

 

 

 

80 ml zumo limón

125 grs. azúcar

10 grs. maicena

3 huevos

30 grs. mantequilla

Ralladura de limón

 

 

Batimos los huevos y los unimos al resto de ingredientes excepto la mantequilla y los llevamos al microondas por espacio de 4 minutos aprox. removiendo entre medio un par de veces. Cuando haya transcurrido 1 minuto lo sacamos y removemos. Pasado otro minuto sacamos y removemos (utilizar la batidora si fuese necesario).

Cuando llevemos 3 minutos y medio comprobamos la textura de la crema. Si la queremos espesa lo dejaremos medio minuto más. Si la queremos un poco fluida la quitaremos a los 3 minutos y medio.

Removeremos muy bien la crema cuando la saquemos teniendo en cuenta que cuando enfríe se quedará más durita.

 Si queremos acentuar el sabor a limón añadimos la ralladura de los limones.

Aguanta en la nevera diez días, pero podemos congelarla si queremos.

 

 

 

 

 

 

LENGUAS DE GATO

 

 

 

 

 

 

 

 

125 grs. Mantequilla

125 grs. Harina repostería

125 grs. Azúcar glas

3 claras de huevo

Esencia de vainilla

Chocolate postres

 

 

Batimos en un bol la mantequilla a punto de pomada. Le incorporamos el azúcar y continuamos batiendo.  Echamos una cucharita de esencia de vainilla. A continuación vamos agregando las claras poco a poco y batimos. Una vez agregadas las claras, añadimos la harina tamizada y mezclamos con movimientos envolventes.

Introducimos la masa en una manga pastelera con una boquilla redonda gruesa y vamos poniendo tiras sobre la placa de horno con papel vegetal. Dejaremos separación entre las tiras ya que al hornear se expanden.

Precalentamos el horno a 200 grados e introducimos la bandeja en la segunda altura por abajo unos 10-12 minutos hasta que veamos que los bordes se tuestan.

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Derretimos el chocolate en el micro y untamos la punta de las galletas en el chocolate derretido dejándolas sobre una rejilla para que endurezca y enfríe el chocolate.

 

 

 

 

LIMONADA

 

 

 

 

 

 

 

 

 1 litro de vino tinto

 una rama de canela

 un limón

 14 cucharadas soperas de azúcar

 medio litro de KAS de limón

 

 

 

  Se ponen todos los ingredientes en una cazuela, cortando el limón en trozos. Se tiene hirviendo 15 minutos para posteriormente colarlo y dejar enfriar.

 

 

 

LIMONCHELO

 

 

 1 litro de alcohol puro (se compra en farmacias)

 medio kilo de azúcar

 12 limones

 1 litro de agua

 

 

 

 Ponemos la piel de los limones (sólo la parte amarilla sin coger blanco) en una botella junto con el alcohol durante 1 ó 2 semanas. La botella ha de cerrar muy bien para que el alcohol no se evapore. La piel de los limones veremos que se pone blanca y el alcohol amarillo. Pasado ese tiempo colamos el líquido y reservamos. Hacemos un sirope con el litro de agua y el azúcar y lo hervimos hasta formar un jarabe. Dejaremos enfriar un poco hasta que esté tibio y le incorporaremos el alcohol. Mezclamos y dejamos enfriar todo junto. Ponemos en botellitas y guardamos en el congelador donde dejaremos que repose 1 semana más. Luego serviremos directamente del congelador.

 

 

 

LIMONES HELADOS

 

 

 

 

500 ml de leche entera

250 grs. azúcar

250 ml. Zumo limón

Ralladura de un limón

125 agua

2 claras

 

 

Lavamos unos limones y les quitamos un casquete en la parte superior y uno más pequeñito en la inferior que nos servirá de base. Ayudándonos de un sacabolitas vaciamos el interior de los limones y reservamos la pulpa para exprimir el zumo. Reservamos los limones vacíos.

Ponemos el agua y el azúcar en una cazuelita y lo tendremos hirviendo unos 10 minutos para formar un almíbar. Una vez hecho, retiramos la cazuela dl fuego y cuando temple un poco le añadimos el zumo y la ralladura de limón. Volvemos a poner al fuego y cuando empiece a hervir lo retiramos. Agregamos la leche y mezclamos bien. Dejamos que enfríe en la nevera y a continuación lo metemos al congelador. Cuando empiece a congelarse lo sacamos y lo batimos con la batidora. Le agregamos las claras montadas y mezclamos con movimientos envolventes. Volvemos a meter al congelador. Pasada otra hora, sacamos y volvemos a batir. Esta operación la haremos 3 o 4 veces.

Ayudándonos de una cucharita vamos rellenando los limones con el helado y los colocamos en un tuper para meterlos al congelador y que acaben de congelarse.

 

  

 

 

         

 

MACARONS

 

 

 

 

 Mazapán:

130 grs. Harina de almendra
130 grs. Azúcar glas
45 grs. claras huevo

 Merengue italiano:

125 grs. azúcar normal
35 ml agua
50 grs. claras huevo
Gotas de limón

Colorante alimentario

 Rellenos:

Butter cream de fresa
Ganaché chocolate
Butter cream limón
Crema avellanas
Lemon curd

 

 

Hornear 5 minutos la almendra molida en el horno a 150 grados para quitarle humedad (este paso es opcional).

  Una vez fría la mezclamos con el azúcar glas y la trituramos en el molinillo para dejarla más fina. A continuación tamizamos dos veces a través de un colador la mezcla para dejarla bien finita. Le añadimos los 45 grs. de claras y formamos una masita. Reservamos tapada con film para que no se seque. 

Poner a cocer en un cazo los 125 g. azúcar junto con los 35 g. de agua y unas gotas de zumo de limón para que no cristalice (almíbar). No debemos remover el almíbar mientras se hace. Cuando el almíbar llegue a punto de hebra fuerte (aprox. 3 minutos hirviendo) ponemos a montar en la batidora los 50 g. de claras y cuando estén montadas a punto de nieve, vamos añadiendo el almíbar caliente en forma de hilo sin dejar de batir hasta formar el merengue. Podemos añadir el colorante cuando tengamos el merengue montado y batimos otro poco para que se integre. Sabremos que el merengue estará hecho cuando quede impregnando entre las varillas y haga un pico que no se caiga.

Añadimos el merengue al mazapán que teníamos reservado y mezclamos con movimientos envolventes hasta conseguir un punto de cinta espesa que al caer quede como una cinta plegada y el dibujo desaparezca poco a poco.

Preparar la   placa de horno con papel antiadherente y coger la manga  pastelera con una boquilla redonda y rellenarla con la masa de macaron.

Dosificar la masa de macaron con la manga dando forma al macaron y una vez hechos todos golpeamos la placa sobre la mesa para conseguir   que salgan las burbujitas de aire que pudiera tener la masa dentro.  Los dejamos secar hasta que podamos tocar su superficie y esté completamente seca. Podemos acelerar el secado introduciendo las bandejas de los macarons en el horno a 40 grados.

Precalentamos el horno a 180 grados e introducimos la placa en la segunda altura por abajo unos 16 minutos. Cuando metamos los macarons bajamos la temperatura a 140 aprox. Depende del tamaño del macaron. Una vez horneados los sacamos y sin tocarlos, los dejamos enfriar sobre una rejilla con el mismo papel de horno.

Una vez fríos y duritos, los rellenamos con la butter cream de sabores o cualquier otro relleno que prefiramos. Los dejamos en un recipiente hermético en la nevera.

Es preferible comerlos pasadas 24 horas para que alcancen su textura perfecta

 

Trucos:

1.- Pesar las claras exactas según la receta (no hace falta envejecerlas)

2.- Hervir el almíbar durante 3 minutos añadiéndole unas gotas de limón para que no cristalice.

3.- Triturar en una picadora la almendra junto con el azúcar glas. No puede ser azúcar glas hecho en casa.

4.- Tamizar dos veces la mezcla de almendra y azúcar después de haberla picado.

5.- Montar las claras a punto de nieve fuerte y a continuación agregarle el almíbar recién sacado del fuego dejándolo caer en forma de hilo y sin parar de batir con las varillas.

6.- Antes de terminar de batir el merengue italiano añadir el colorante y seguir batiendo hasta conseguir el punto de pico de pato, es decir, levantamos las varillas y el merengue se queda entre ella y formando en la punta una especie de pico que no se cae.

7.- Debemos mezclar la masa de almendra con eñ merengue italiano con movimientos envolventes hasta que consigamos que al levantar la espátula caiga la mezcla en forma de cinta espesa.

8.- Colocar una plantilla con círculos dibujados del mismo tamaño para ponerla debajo del papel de hornear y de esta manera conseguir que todos los macarons nos queden del mismo tamaño.

9.- Colocar la manga con el relleno de masa verticalmente sobre cada círculo y presionar sin moverla hasta conseguir el tamaño.

10.- Golpear la bandeja con los macarons recién formados los círculos para sacarles el aire que puedan tener dentro y así no les queden burbujas. Además, conseguiremos que los piquitos que les hayan podido quedar, se aplanen.

11.- Nunca tocar con el dedo humedecido en agua el macaron ya que al hornearlos se nos romperán por ahí al estar más húmedos.

12.- Dejar secar los macarons hasta que podamos tocar toda su superficie y comprobar que está seca.

13.- Para acelerar el proceso de secado podemos calentar el horno a 40 grados e introducir las bandeja de macarons para que se seque la superficie más rápidamente.

14.- Precalentar el horno a 150 grados y cuando introduzcamos la bandeja de macarons, previamente secos, bajaremos la temperatura a 140 grados en la segunda altura por abajo y los dejaremos 16 minutos.

15.- Comprobaremos que los macarons están hechos cuando, transcurrido el tiempo de horneado, golpeemos suavemente con la uña la superficie de uno de ellos y suene hueco.

16.- No tocar los macarons recién sacados del horno hasta que no estén fríos.

17.- Dejar los macarons fríos en un recipiente hermético en la nevera hasta el día siguiente para poder rellenarlos.

18.- Podemos congelar los macarons una vez rellenos y fríos en bolsas de congelación y dentro de un recipiente hermético en el congelador.

 

 

 

 

 

 

 
MACARONS DE CAFÉ
(merengue italiano)
 
INGREDIENTES:
 
Mazapán:
130 grs. Harina de almendra
130 grs. Azúcar glas
45 grs. claras huevo
 
Merengue italiano:
125 grs. azúcar normal
35 grs.  agua
50 grs. claras huevo
Gotas de limón
 
Colorante alimentario amarillo
 
Butter cream de café:
2 cucharitas de café soluble
1 cucharada de ron
100 grs mantequilla
180 grs azúcar glas
 
PREPARACION:  
 
Mezclamos la almendra molida con el azúcar glas y la tamizamos dos veces a través de un colador para dejarla bien finita. Le añadimos los 45 grs. de claras y formamos un mazapán mezclando bien los ingredientes. Añadimos el colorante y mezclamos. Reservamos tapada con film para que no se seque.
 

Poner a cocer en un cazo los 125 g. azúcar junto con los 35 g. de agua y 3 gotas de zumo de limón para que no cristalice (almíbar). No debemos remover el almíbar mientras se hace. Comprobaremos que tenemos el almíbar hecho cuando introduzcamos en él una arandela a modo de burbujero y soplando a través de la arandela podamos formar una burbuja. Cuando el almíbar llegue a punto de hebra fuerte (aprox. 2 minutos hirviendo no fuerte) ponemos a montar en la batidora los 50 g. de claras y cuando estén montadas a punto de nieve vamos añadiendo el almíbar caliente en forma de hilo sin dejar de batir hasta formar el merengue. Podemos añadir el colorante cuando tengamos el merengue montado y batimos otro poco para que se integre. El merengue ha de quedar a punto de pico de pato fuerte, es decir, que cuando levantemos las varillas quede el merengue como un pico que no se baje. Le incorporamos el colorante.

Añadimos el merengue al mazapán que teníamos reservado y mezclamos con movimientos envolventes hasta conseguir un punto de cinta que al caer lo haga lentamente y quede como una cinta plegada y el dibujo desaparezca poco a poco.

Preparar la   placa de horno con papel antiadherente y coger la manga  pastelera con una boquilla redonda y rellenarla con la masa de macaron.

Dosificar la masa de macaron con la manga colocándola verticalmente sobre el papel de horno y presionando sin mover para dar  forma al macaron y una vez hechos todos golpeamos la placa sobre la mesa para conseguir que salgan las burbujitas de aire que pudiera tener la masa dentro. 

Los dejamos secar hasta que podamos tocar su superficie y esté completamente seca. Si queremos acelerar el proceso de secado podemos introducir los macarons en el horno a 30 grados de temperatura hasta que la superficie esté seca.

Precalentamos el horno a 155 grados e introducimos la placa en la segunda altura por abajo unos 15 minutos bajando la temperatura a 150 grados. Depende del tamaño del macaron. Una vez horneados los sacamos y sin tocarlos, los dejamos enfriar sobre una rejilla con el mismo papel de horno.
Una vez fríos y duritos, los rellenamos con la butter cream de café ayudándonos de una manga pastelera con boquilla rizada.

 

Butter cream:
Para hacer la butter cream de café ponemos en un bol la mantequilla a punto pomada y comenzamos a batirla. Añadimos el café disuelto en el ron y continuamos batiendo. Por último añadimos el azúcar glas poco a poco y batimos hasta formar la butter cream.
Los dejamos en un recipiente hermético en la nevera.
Es preferible comerlos pasadas 24 horas para que alcancen su textura perfecta

 

 

 

 

 
MACARONS DE CHOCOLATE

 

INGREDIENTES:

 Mazapán:

250 grs. Harina de almendra 
250 grs. Azúcar glas
90 grs. claras huevo
40 grs. cacao puro en polvo

 

Merengue italiano:

250 grs. azúcar normal

100 ml agua

95 grs. claras huevo

Gotas de limón

 

Ganache:

200 grs. chocolate postres

200 ml nata montar

30 grs. mantequilla

 

PREPARACIÓN:  

 Mezclar la almendra molida junto con el azúcar glas y tamizar. Agregar el caco y volver a tamizar todo junto. Añadir los 90 g. de clara liquida y mezclar con la ayuda de una espátula hasta obtener una masa  como mazapán.

(A esta masa añadir el sabor que queramos y el colorante)

Poner a cocer en un cazo los 250 g. azúcar junto con los 100 g. de agua y unas gotas de zumo de limón para que no cristalice (almíbar). No debemos remover el almíbar mientras se hace. Cuando el almíbar llegue a punto de hebra fuerte ponemos a montar en la batidora los 95 g. de claras y cuando estén semimontadas vamos añadiendo el almíbar en forma de hilo sin dejar de batir hasta formar el merengue.

Luego añadir el merengue a la masa de mazapán y mezclar hasta obtener una masa un tanto fluida pero sin pasarnos. Ha de caer la masa de la espátula en forma de cinta.

Preparar la   placa de horno con papel antiadherente y coger la manga  pastelera con una boquilla redonda y rellenarla con la masa de macaron.

Dosificar la masa de macaron con la manga dando forma al macaron y una vez hechos todos, los dejamos secar hasta que podamos tocar su superficie y esté seca.

Precalentamos el horno a 170 grados e introducimos la placa en la segunda altura por abajo unos 13 minutos. Una vez horneados los sacamos y sin tocarlos, los dejamos enfriar sobre una rejilla con el mismo papel de horno.

Una vez fríos y duritos, los rellenamos con el ganache y los dejamos en un recipiente hermético en la nevera.

Ganache: Ponemos la nata a hervir en un cazo y cuando hierva agregamos fuera del fuego el chocolate troceado y removemos para que se deshaga. Una vez derretido agregamos la mantequilla y seguimos removiendo para disolverla. Dejamos enfriar y llenamos una manga pastelera con el ganache y rellenamos los macarons.

 

 

 

 

 

 

 

 

MACARONS DE FRESA

 

 

 

 

 

Mazapán:

130 grs. Harina de almendra

130 grs. Azúcar glas

45 grs. claras huevo

 

Merengue italiano:

125 grs. azúcar normal

35 grs.  agua

50 grs. claras huevo

Gotas de limón

 

Colorante alimentario rojo

 

Rellenos:

Butter cream de fresa

 

 

Mezclamos la almendra molida con el azúcar glas y la trituramos en el molinillo para dejarla más fina. A continuación tamizamos dos veces a través de un colador la mezcla para dejarla bien finita. Le añadimos los 45 grs. de claras y formamos un mazapán mezclando bien los ingredientes. Reservamos tapada con film para que no se seque.

 

Poner a cocer en un cazo los 125 g. azúcar junto con los 35 g. de agua y unas gotas de zumo de limón para que no cristalice (almíbar). No debemos remover el almíbar mientras se hace. Cuando el almíbar llegue a punto de hebra fuerte (aprox. 3 minutos hirviendo) ponemos a montar en la batidora los 50 g. de claras y cuando estén montadas a punto de nieve vamos añadiendo el almíbar caliente en forma de hilo sin dejar de batir hasta formar el merengue. Podemos añadir el colorante cuando tengamos el merengue montado y batimos otro poco para que se integre. El merengue ha de quedar a punto de pico de pato fuerte, es decir, que cuando levantemos las varillas quede el merengue como un pico que no se baje. Le incorporamos el colorante.

Añadimos el merengue al mazapán que teníamos reservado y mezclamos con movimientos envolventes hasta conseguir un punto de cinta que al caer lo haga lentamente y quede como una cinta plegada y el dibujo desaparezca poco a poco.

Preparar la   placa de horno con papel antiadherente y coger la manga  pastelera con una boquilla redonda y rellenarla con la masa de macaron.

Dosificar la masa de macaron con la manga dando forma al macaron y una vez hechos todos golpeamos la placa sobre la mesa para conseguir que salgan las burbujitas de aire que pudiera tener la masa dentro.  Los dejamos secar hasta que podamos tocar su superficie y esté completamente seca. Si queremos acelerar el proceso de secado podemos introducir los macarons en el horno a 40 grados de temperatura hasta que la superficie esté seca.

Precalentamos el horno a 150 grados e introducimos la placa en la segunda altura por abajo unos 17 minutos bajando la temperatura a 140 grados. Depende del tamaño del macaron. Una vez horneados los sacamos y sin tocarlos, los dejamos enfriar sobre una rejilla con el mismo papel de horno.

Una vez fríos y duritos, los rellenamos con la butter cream de sabores o cualquier otro relleno que prefiramos. Los dejamos en un recipiente hermético en la nevera.

Es preferible comerlos pasadas 24 horas para que alcancen su textura perfecta

 

 

 

 

 

 

 

MACARONS DE LIMÓN

 

 

 

 

 

Mazapán:

60 grs. Harina de almendra

110 grs. Azúcar glas comprada

50 grs. claras huevo

25 grs. Azúcar normal

Colorante verde

 

 

Relleno:

 

50 grs. Mantequilla blandita

100 grs. azúcar glas

Ralladura de limón

2 cucharadas soperas de zumo de limón

 

 

Mezclamos la almendra molida con el azúcar glas y la tamizamos dos veces a través de un colador para dejarla bien finita. Reservamos

Ponemos las clara con una pizca de sal en un bol y las montamos a punto de nieve. Cuando veamos que empiezan a espumar añadimos los 25 grs. Azúcar y seguimos montando. Cuando esté a punto de montar del todo le agregamos el colorante alimenticio y terminamos de montar a punto de nieve fuerte.

Vamos añadiendo mezcla de almendra y glas a las claras montadas en 3 veces mezclando con movimientos envolventes. Una vez añadida toda la mezcla seguimos removiendo hasta conseguir que la crema caiga de la espátula a modo de cinta.

Introducimos la mezcla en una manga pastelera.

 

Preparamos la placa de horno con papel antiadherente  y llenamos la manga pastelera con la masa. Utilizaremos una boquilla redonda.

Debajo del papel de horno yo pongo una plantilla en la que he dibujado círculos para que de esta manera me salgan todos del mismo tamaño. Colocamos la manga pastelera encima de cada círculo verticalmente y presionamos hasta conseguir el tamaño deseado. Una vez hechos todos los macarons, golpeamos la bandeja contra la mesa para que salga cualquier burbujita que hubiera quedado. Dejaremos secar los macarons hasta que podamos tocar la superficie sin que se nos pegue y esté completamente seca. Es imprescindible este paso para que los macarons nos salgan bien.

 

Precalentamos el horno a 150 grados e introducimos la placa en la segunda altura por abajo 16 minutos bajando la temperatura a 140 grados. Depende del tamaño del macaron. Una vez horneados los sacamos y sin tocarlos, los dejamos enfriar sobre una rejilla con el mismo papel de horno.

Una vez fríos y duritos, los rellenamos con la butter cream de limón. Los dejamos en un recipiente hermético en la nevera.

Es preferible comerlos pasadas 24 horas para que alcancen su textura perfecta

 

 

 

 

 

MACEDONIA 

 

 

 

  

 

 

 

 Manzana

 pera

 plátano

 kiwi

 melocotón en almíbar

 piña en almíbar

 mandarina

 zumo de naranja

 azúcar

 

 

 

 

  Lavamos, pelamos y troceamos las frutas. Las dejamos en una fuente y les incorporamos el azúcar y el zumo de naranja. Dejaremos macerar unas horas removiendo de vez en cuando.