GARBANZOS DE CONVENTO

 

 

 175 gramos de garbanzos

 1 cebolla

 1 puerro

 2 zanahorias

 1 hoja de laurel

 una chorrada de aceite

 pimentón

 5 dientes de ajo

 1 rebanada de pan

 perejil

 sal

 

 

 

Se ponen a remojo los garbanzos la noche anterior en agua caliente. A la mañana siguiente se escurren y se meten en una redecilla dentro de la olla junto con el laurel, el puerro, las zanahorias, un trozo de cebolla y aceite. Cuando salga vapor por la chimenea, se cierra la olla y se pone la válvula. Cuando hayan subido las tres rayas se baja el fuego al mínimo y se dejan cocer 18 minutos. Se retira la olla del fuego y se espera a que bajen las rayitas de la válvula y haya salido todo el vapor para poder abrir la olla. Se pasan los garbanzos a una cazuela con el caldo.

En una sartén doramos los dientes de ajo y los tiramos. En ese aceite pochamos la cebolla picada y cuando esté hecha le añadimos media cucharita de pimentón, vertiendo todo en los garbanzos. Se fríe una rebanada de pan hasta dorarla y se machaca en el mortero con ajo y perejil añadiéndolo todo a los garbanzos. Se echa la sal y se deja cocer unos 15 minutos todo junto.

También puede añadírseles arroz, que coceremos con todo lo anterior durante 17 minutos. En este caso habrá que dejar más caldo a los garbanzos porque el arroz lo absorbe.

Si una vez cocido todo junto (sin arroz) lo batimos con la batidora haremos puré de garbanzos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GARBANZOS DE VIGILIA

 

 

 

 

 

 200 gramos de garbanzos

 1 cebolla

 1 zanahoria

 1 hoja de laurel

 Aceite

 Pimentón

 Ajos

 1 rebanada de pan

 Sal

 Bacalao desalado

 Espinacas en hojas frescas

 Tomate frito

 Almendras tostadas

 Huevo cocido

 

 

 

 

Se ponen a remojo los garbanzos la noche anterior en agua caliente con una puntita de bicarbonato.

 A la mañana siguiente se escurren y se meten en la olla con agua hirviendo en una redecilla junto con el laurel, la zanahoria, un trozo de cebolla y aceite. Cerramos la olla y cuando suba la primera raya bajamos el fuego al mínimo. Cuando asome la segunda raya contaremos 15 minutos.

Transcurrido el tiempo, se retira la olla del fuego y se espera a que bajen las rayitas de la válvula y haya salido todo el vapor para poder abrirla. Se pasan los garbanzos a una cazuela con el caldo.

Trituramos la zanahoria y la cebolla y reservamos.

En una sartén  ponemos aceite y pochamos 1 cebolla picadita. Salamos. Cuando ya esté hecha agregamos el pimentón y vertemos sobre los garbanzos.  Agregamos una chorradita de tomate frito así como las verduras que habíamos triturado.

Esperamos a que queden 5 minutos de cocción para añadir a la cazuela el bacalao desalado en trozos y las espinacas troceadas crudas.

Doramos una rebanadita de pan junto con 1 diente de ajo y lo machacamos junto con las almendras tostadas. Vertemos el majado en la cazuela y damos un hervor suavecito.

 

Podemos presentar el plato con huevo cocido picado por encima.

 

 

 

 

 

 

GAZPACHO      

  

 

 

 

 

 1 kilo de tomates maduros

 1 pepino

 1 pimiento verde

 medio pimiento rojo

 1 diente de ajo

 agua

 sal

 aceite

 vinagre

  

 

 

 

 Se trocean todas las verduritas y se baten con la batidora junto con la sal, una chorrada de agua, una buena chorrada de aceite y otra de vinagre. A continuación se pasa todo por el pasapurés para quitarle las pieles y que quede fino. Se prueba y se deja al gusto.

Si se quiere más ligero para beber, añadirle más agua.

 

 

 

                          

 

 

   

 

 

GNOCCHIS DE PATATA CASEROS

 

 

 

 

 

 

500 grs. patatas

Sal

150 grs. Harina

1 huevo

Nuez moscada

 

 

 

Ponemos a cocer las patatas en la olla cubiertas de agua con sal. Preferiblemente si son pequeñas, las coceremos en 4-5 minutos. Una vez cocidas las sacamos y esperamos a que se templen para poder pelarlas.

Una vez peladas las trituramos muy bien con el pasapurés o con un tenedor. Las ponemos en un recipiente y les añadimos sal, nuez moscada, 1 huevo y la harina poco a poco. Amasamos hasta que se forme una masa lisa. Dejamos reposar unos minutos.

Sobre la encimera enharinada cogemos porciones de la masa y formamos un churro. Cortamos pedacitos de 1 cm y medio aproximadamente y con un tenedor les vamos haciendo las marcas estriadas características.

Una vez tenemos hechos todos los cocemos en una cazuela con abundante agua hirviendo. Al principio se irán al fondo de la cazuela, y cuando suban arriba y floten significará que ya están cocidos y podemos sacarlos.

Los acompañaremos de la salsa que más nos guste (pesto, boloñesa…)

Si queremos congelarlos los congelaremos antes de cocerlos poniéndolos en una bandeja enharinada. Una vez congelados los podremos meter en bolsitas de congelación y cuando queramos utilizarlos los sacaremos y directamente los meteremos en el agua hirviendo, sin descongelar)