GALLETAS RELLENAS

 

 

 

 

 

 

 

 Galletas Marías

 crema pastelera

 leche

 huevo

 aceite

 azúcar

 

 

 

 Hacemos crema pastelera espesita y la vamos colocando entre cada dos galletas a modo de sándwich. A continuación remojamos cada sándwich en leche y rebozamos en huevo para freírlos seguidamente. Los sacamos a un plato con papel absorbente los espolvoreamos con el azúcar.

 

 

 

GARRAPIÑADAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 1 taza de almendras crudas con piel

 1 taza de agua

 1 taza de azúcar

 

 

 

 

 Se ponen todos los ingredientes en una sartén y se deja hervir dándole vueltas. Veremos que sale como espuma. Cuando empiecen a quedar como arenosas o secas, las retiramos del fuego un momento, volviéndolas a poner para que se derrita el azúcar que había quedado como arena y se impregnen las almendras de caramelo.

Se sacan sobre un mármol y se despegan unas de otras.

 

El mismo proceso se puede hacer con avellanas, nueces, etc.

 

 

 

 

 

 

 

HELADO DE CHOCOLATE

 

 

 

 

 

 

 

 

250 ml de leche

200 ml de nata montar

100 gramos azúcar

125 gramos chocolate negro fondant

2 yemas de huevo

 

 

 

 

Colocamos las 2 yemas junto con el azúcar en un recipiente y batimos hasta blanquearlas. Reservamos.

En una cazuela ponemos la leche a calentar y una vez caliente, retiramos y disolvemos el chocolate troceado en ella hasta que quede una crema. Volvemos la cazuelita al fuego y le agregamos las yemas con el azúcar que habíamos reservado. Removemos bien y dejamos unos 5 minutos a fuego suave, pero que no hierva en ningún momento. Retiramos y dejamos enfriar introduciendo el recipiente dentro de otro más grande con hielo para acelerar el enfriamiento.

Montamos la nata y cuando la mezcla de chocolate está fría, la incorporamos a la nata montada y mezclamos bien para que quede homogénea. Colocamos en un recipiente con tapa y metemos al congelador. Cuando lleve unas 2 horas, batimos la mezcla para romper los cristales de hielo y que nos quede un helado cremoso. Esta operación la repetiremos 2 o 3 veces.

 

 

 

 

 

 

 

HELADO DE FRESA

 

 

 

 

 

1 bote de mermelada casera de fresa

1 yogur natural azucarado

1 brick 200ml nata montar

 

 

 

En un recipiente colocamos la mermelada y el yogur. Mezclamos.

Colocamos la nata en un recipiente y la montamos.  Añadimos la nata al recipiente de la mermelada y mezclamos con movimientos envolventes. Tapamos y metemos al congelador 2 horas. Transcurrido ese tiempo sacamos el helado y lo batimos muy bien con la batidora. Volvemos a introducirlo al congelador y pasada 1 hora volvemos a sacarlo y batirlo. Nuevamente repetiremos otra vez el proceso, de manera que lo habremos batido 3 veces.  Por último dejamos el helado en el congelador hasta que vayamos a degustarlo.

 

 

 

 

HELADO DE LIMON

 

 

 

 

500 ml de leche entera

250 grs. azúcar

250 ml. Zumo limón

Ralladura de un limón

125 agua

2 claras

 

 

Ponemos el agua y el azúcar en una cazuelita y lo tendremos hirviendo unos 10 minutos para formar un almíbar. Una vez hecho, retiramos la cazuela dl fuego y cuando temple un poco le añadimos el zumo y la ralladura de limón. Volvemos a poner al fuego y cuando empiece a hervir lo retiramos. Agregamos la leche y mezclamos bien. Dejamos que enfríe en la nevera y a continuación lo metemos al congelador. Cuando empiece a congelarse lo sacamos y lo batimos con la batidora. Le agregamos las claras montadas y mezclamos con movimientos envolventes. Volvemos a meter al congelador. Pasada otra hora, sacamos y volvemos a batir. Esta operación la haremos 3 o 4 veces.

 

 

 

 

 

HELADO DE VAINILLA

 

 

 

 

 

 

250 ml de leche

200 ml de nata montar

100 gramos azúcar

1 cucharada y media sopera de esencia de vainilla

2 yemas de huevo

 

 

Colocamos las 2 yemas junto con el azúcar en un recipiente y batimos hasta blanquearlas. Reservamos.

En una cazuela ponemos la leche a calentar y una vez hierva,  retiramos. Vertemos poquito a poco la leche en el recipiente de las yemas y el azúcar y removemos rápidamente para que no cuajen las yemas.  Volvemos la cazuelita al fuego con toda la mezcla y removemos constantemente. Dejamos unos 10 minutos a fuego suave, pero que no hierva en ningún momento. Retiramos y le añadimos una cucharada y media de esencia de vainilla. Dejamos enfriar colocando el recipiente dentro de otro más grande con hielo para acelerar el enfriamiento.

Montamos la nata y cuando  la mezcla anterior esté fría la juntamos y batimos con las varillas redondas hasta que quede homogénea. Colocamos en un recipiente con tapa y metemos al congelador. Cuando lleve unas 2 horas, batimos la mezcla para romper los cristales de hielo y que nos quede un helado cremoso. Esta operación la repetiremos 2 o 3 veces.

 

 

 

 

 

 

 

HOJALDRE CASERO

 

 

 

 

 

 

250 gramos harina de fuerza

125 ml de agua

5 grs de sal

175 grs mantequilla

30 grs mantequilla

 

 

 

 

Poner la harina en la mesa de trabajo. Hacer un hueco en el centro.

Meter en el hueco el agua, la sal y los 30 grs de mantequilla fundida. Incorporar hacia dentro la harina poco a poco hasta formar una bola. No trabajar demasiado.

Marcar una cruz profunda con un cuchillo encima de la bola de masa y meter al frigorífico de ½ hora a dos horas.

Sacar la masa de la nevera y extenderla con el rodillo en forma de cruz espolvoreando un poco de harina en la encimera. Nos guiaremos para ello por los cortes que hemos hecho antes, dejando un poco más de masa en el centro de manera que no aplastaremos con el rodillo la zona central. El resultado será una cruz, con un abultamiento en el cruce de los brazos.

Utilizar una mantequilla en bloque y si es necesario le daremos unos cuantos golpes para conseguir que quede con forma de prisma rectangular bajo. Para ello hay que sacarla veinte minutos antes del frigorífico. A continuación, envolver la mantequilla con los brazos de la cruz, como si de un paquete se tratase. Cubrimos bien la mantequilla. Terminaremos con la lengüeta que tenemos más abajo doblándola hacia arriba. Retirar el exceso de harina con una brocha.

Golpear el paquete repetidamente, dando unos toques con el rodillo.

En cuanto se pueda, empezar a extenderlo con el rodillo en una sola dirección. Hay que trabajar rápido hasta conseguir un rectángulo.

Doblar en tres partes. Primero la más alejada de nosotros y  luego la más cercana. El cierre queda arriba.hasta que lo giramos 90° a la derecha, quedando el cierre a nuestra derecha. Se vuelve a estirar, se vuelve a plegar y con ello tenemos ya dos vueltas. Meter el cuadrado en la nevera 20 minutos. Sacamos y volvemos a estirar y doblar, teniendo muy en cuenta el giro de 90 grados a la derecha cada vez que vayamos a hacer el estiramiento. Con esto tenemos 4 vueltas.

Volvemos a girar 90 grados a la dcha. y estiramos y doblamos nuevamente completando con ello las 6 vueltas.

Precalentamos el horno a 220 grados.

Estiramos la masa finalmente en una plancha rectangular como la que compramos hecha.

Dependiendo de la receta, bajar a 200º cuando metamos el hojaldre en el horno hasta que coja un bonito tono dorado. Aproximadamente unos 20 minutos. Los primeros 15 colocamos la bandeja en la segunda altura empezando por abajo y los últimos 5 subimos la bandeja una altura para que se doren por arriba.

 

Importante: Enfriar bien la masa en el frigorífico respetando los tiempos de enfriamiento para poder trabajarla adecuadamente. Mantener enharinada la encimera para que la masa resbale y no se pegue.

 

          

 

          

 

HOJALDRES DE LIMON

 

 

 

 

 

 

 

 

Masa de hojaldre

Harina

Crema de limón

1 huevo

Azúcar glas

 

 

 

 

Descongelamos la masa de hojaldre y la estiramos ayudándonos de un rodillo y un poco de harina. A  continuación, con un corta pastas o con un cuchillo afilado, vamos cortando circulitos o cuadrados… de la masa y los vamos colocando sobre una bandeja de horno con papel vegetal. Si queremos que el hojaldre nos quede alto, superponemos dos circulitos de masa pegándolos con huevo batido. Por último pintamos con huevo batido los trozos de masa por arriba para que al hornearla coja un color doradito.

Precalentamos el horno a 180 grados e introducimos la placa en la segunda altura por arriba unos 20 minutos o hasta que estén dorados.  Los sacaremos y los dejaremos enfriar. Con un cuchillo de sierra partiremos por la mitad los hojaldritos y rellenaremos con la crema de limón volviendo a poner la tapa del hojaldre sobre la crema. Por último espolvoreamos azúcar glas por encima.

 

 

 

 

 

HUEVO HILADO

 

 

 

 

 

 

 

250 ml. de agua

250 grs. azúcar

6 yemas de huevo

 

 

Separamos las yemas de las claras de los huevos y las pasamos por un colador aplastándolas con una espátula para colarlas y que queden finas. Las reservamos tapadas para que no se sequen.

En una cazuela ponemos la misma cantidad de agua que de azúcar y dejamos hervir hasta conseguir un almíbar ligero. Mantener en el fuego a temperatura media, pero que no deje de borbotear.

Rellenamos un biberón de cocina o una jeringuilla con las yemas fluídas. Los restos de yema que queden en el recipiente que hemos usado los utilizaremos, añadiéndoles una cucharada de agua, para verterlo sobre el almíbar y formar espuma. Cuando el almíbar hierva a borbotones iremos añadiendo desde unos 10 cm de altura el huevo al almíbar. Será un  hilo que dejaremos unos 10 segundos cocerse y a continuación, con una araña lo sacaremos a un bol con agua y hielo para quitarle el exceso de almíbar. A continuación lo dejaremos sobre papel absorbente en una rejilla y con dos tenedores lo removeremos para que quede sueltecico.

 

 

 

 

 

 

KASUTERA.

BIZCOCHO DE MIEL JAPONÉS

 

 

 
 
180 g de claras de huevo
126 g de azúcar glas
120 g yemas de huevo
42 g de miel
150 g de harina de fuerza
72 g de leche entera

 

 

Precalentar el horno a 160 ° C.
 
Batir las claras a velocidad baja. Añadir poco a poco el azúcar. Continuamos batiendo hasta conseguir punto de nieve.
Añadimos las yemas de una en una y seguimos batiendo suavemente.
Agregamos la miel derretida en la leche que habremos calentado 15 segundos en el microondas y continuamos batiendo flojito.
Tamizar la mitad de la harina sobre la masa. Mezclar con un batidor de mano suavemente y terminar con el resto de la harina. Mezclar con movimientos envolventes hasta que esté todo integrado.
 
Verter en el molde de horno con papel vegetal en el fondo. Golpear contra la mesa el recipiente para eliminar las burbujitas e introducir en el horno en la altura más baja a 160 grados unos 50 minutos.
Dejar enfriar fuera del horno poniéndolo boca abajo sobre la rejilla del horno. Esperamos que se enfríe para desmoldar.

 

 

 

LACITOS DE HOJALDRE Y MIEL

 

 

 

 

 

Masa de hojaldre

Miel

Leche condensada

Azúcar glass

 

 

Estiramos las masas de hojaldre una vez descongeladas ayudándonos de un poco de harina. Extendemos una lámina y la embadurnamos de leche condensada ayudándonos de un pincel. A continuación ponemos miel extendiéndola sobre la leche condensada. Tapamos con la otra lámina de hojaldre. Cortamos tiras y las retorcemos para darles forma de lazo. Las colocamos sobre papel vegetal en una placa de horno. Hacemos un almíbar con 60 grs de miel y 60 ml. De agua. Pintamos los lacitos e introducimos la bandeja en el horno precalentado a 200 grados en la segunda altura por abajo. Una vez dorados los sacamos y los volvemos a pincelar con el almíbar. Cuando estén fríos les espolvoreamos azúcar glass por encima.

 

 

 

 

 

 

LECHE FRITA

 

 

 

500 ml. de leche entera

125 gramos azúcar

75 gramos de harina o 40 de maizena

canela en polvo

canela en rama

cáscara de limón

huevos

aceite

 

 

 

 

 Se pone la mitad de leche a hervir con la cáscara del limón y la canela. La otra mitad de leche se bate junto con la harina y el azúcar. Una vez diluidos los ingredientes, los añadimos a la leche hirviendo. Removemos continuamente para que no se hagan grumos ni se pegue al fondo y retiramos cuando veamos que está muy espeso.

Se coge una fuente de cristal y se remoja con agua fría o mantequilla para que al echar la crema no se quede pegada. Tapamos con film y metemos a la nevera unas horas hasta que solidifique. Cuando la crema esté fría y solidificada se corta en trozos y se reboza en harina y huevo para freírlo posteriormente. Una vez fritos los trozos se rebozan en  azúcar y se espolvorean con canela en polvo.